jueves, 30 de diciembre de 2010

No hay mayor violencia contra la mujer que el aborto


Cuando un niño nace hay una desvinculación física, pero el contacto de la madre con el niño, sobre todo a través de la lactancia, sigue manteniendo el estado de felicidad en la madre, que es como una continuidad de ese estado mental que se ha ido introduciendo durante la gestación. Cuando pasa un poco de tiempo, suele hablarse de una depresión postparto, porque ese estado disminuye porque aparece muy fuerte un estado de ansiedad o de preocupación por el miedo a que le pase algo al hijo. Esa depresión es muy característica y tiene una estimulación cerebral natural.

En una mujer que aborta, en un aborto espontáneo, hay un corte del estado mental propio que tiene con la gestación. Su organismo y su cerebro se han preparado para el cuidado del niño. Entonces se produce una crisis que es falta de esa alegría propia de la maternidad. Y si el aborto es provocado y ha sido voluntario, eso deja una fuerte marca de stress y de ruptura interior, mucho más fuerte que el golpe de separación natural. El aborto provocado es un drama también para el cerebro, y tiene tal magnitud que es conocido en psiquiatría la depresión que se produce después.

Se ha descrito que el aborto de repetición que parece poder producir acostumbramiento, no pocas veces termina en suicidio. La desarmonización del cerebro es dramática con el aborto provocado.

No puede haber una violencia mayor contra una mujer que cortarle, o cortar ella voluntariamente, un vínculo natural tan fuerte como es un embarazo. No existirían animales, no existiría la vida, si ese vínculo maternal no tuviera esa fuerza natural. No querer ni saber si se ha iniciado una vida y, por tanto, si se ha destruido un hijo, se entiende por una parte cuando se desea borrar lo que ha pasado. Pero por otra parte, podemos perder las referencias a cuestiones humanas tan fuertes como son los vínculos familiares. Y estos vínculos familiares son esenciales para que una persona se pueda desarrollar con normalidad.

Entrevista a Natalia López Moratalla, catedrática de Bioquíma de la Universidad de Navarra. Leer entrevista completa aquí.

miércoles, 29 de diciembre de 2010

¡Yo soy inocente!


Decía Juan Pablo II que detrás de cada mujer que aborta, está el egoísmo de un hombre que no ha sabido quererla, apoyarla, comprenderla. Nadie duda que el aborto para casi todas las mujeres, -yo me atrevería incluso a afirmar que para toda mujer-es, aunque lo escondan bajo mil pretextos, un tremendo dolor y un trauma que oprime el corazón y la conciencia.

"El hombre no es el dueño de la vida, es el custodio, el administrador, y la mujer, la cuna donde el Creador deposita su tesoro", comentó en uno de sus discursos Benedicto XVI. Todas estas reflexiones me han venido a la mente leyendo la obra teatral de José María Velo de Antelo en la que plantea una situación, en el contexto de una sociedad donde se ha legalizado la interrupción de la maternidad y es podríamos definir de "manga ancha". La obra plantea el problema de una pareja a la que un embarazo no deseado le desmorona sus planes y no están dispuestos a sacrificar por un hijo su independencia, su comodidad. Él lo tiene muy claro. ¡No quiere a ese ser inocente que es carne de su carne! A ella le envuelve la duda y le asaltan los miedos; rechaza la maternidad ayudada por el cinismo, la frivolidad, el egoísmo de una amiga. ¡Va a matar al niño que lleva en sus entrañas!

En los actos y en un crescendo de diálogos dramáticos, se enfrentan y se delinean las dos parejas; cada una tiene una visión diversa del problema hasta conducirnos a un final que es... ¡Un canto a la vida!

"Yo Soy Inocente" hace comprender, en toda su verdad, que el aborto es la derrota del hombre y de la sociedad civil; que se sacrifica la vida de un ser humano indefenso, por cobardía, por desconfianza, para perseguir un mal entendido bienestar.

Pero antes de que se levante el telón quiero terminar con Teresa de Calcuta, apóstol de la vida y de la caridad; la religiosa universal que decía siempre, "no abortéis, dadme a mí ese hijo que no queréis que nazca." A Madre Teresa la encontré un día en el aeropuerto de Fiumicino; acababa de bajar del avión de Air India. Llevaba en los brazos a un niño muy pequeño y otro, de unos seis años, se agarraba al sari blanco bordeado de azul, el habito de la fundadora de las Misioneras de la Caridad. Eran dos pequeños abandonados en las calles de la Ciudad del Infierno a los que había encontrado un hogar, una familia. "Madre Teresa -le aconsejé al verla ya tan anciana, agotada de cansancio, enferma- debería cuidarse, no hacer vuelos largos... además ¡con dos niños pequeños. Seguro que le habrán dado el viaje!"

Madre Teresa me sonrió, con aquella sonrisa suya desarmante que al igual que su mirada desprendían amor y paz. No olvidaré nunca sus palabras. “¿Cansada? ¿Cansada de amar a mis pobres? ¡Jamás! - me contestó.- Cómo me puedes decir eso querida Paloma, cuando llevo en mis manos... ¡dos pedacitos de Dios...!"

Señoras y señores. LA FUNCIÓN ESTÁ A PUNTO DE COMENZAR. MEDÍTENLA.

'Yo soy inocente', es un drama en tres actos de José Mª Velo de Antelo. Las palabras anteriores pertenecen al prólogo de esta obra, firmado por Paloma Gómez Borrero. Leer la obra entera aquí.

martes, 28 de diciembre de 2010

Los Santos Inocentes


"Tus manos me formaron, me plasmaron (...). Recuerda que me hiciste como se amasa el barro (...). ¿No me vertiste como leche y me cuajaste como queso? De piel y de carne me vestiste y me tejiste de huesos y de nervios" (Jb 10, 8-11).

lunes, 27 de diciembre de 2010

I Congreso Internacional de Ideología de Género


La categoría de género está enclavada en el discurso antropológico, social, político y legal contemporáneo. Se ha integrado en el lenguaje académico, en las normas jurídicas y, fundamentalmente, desde 1995, en los documentos y programas de Naciones Unidas. Se trata de un término polisémico que, desde antiguo, ha designado la diferencia de los sexos y, asimismo, ha sido empleado en lógica, en filosofía y en lingüística. También fue usado, con resultados positivos, en la lucha contra la discriminación de la mujer. Sin embargo, en las últimas décadas ha ido evolucionando, en su uso antropológico, hacia un significado ambiguo. Si bien en su origen remitía a la base biológica de la diferencia sexuada, progresivamente corre el riesgo de suplantar dicha base, hasta llegar a abolirla. Así, la denominada “Ideología de género” -haciendo un uso indebido de esa noción-, la entiende como una pura construcción cultural y subjetiva, difundiendo un concepto de identidad sexual dependiente, únicamente, de las inclinaciones y deseos de cada individuo, que puede elegir a qué sexo pertenece e, incluso, pasar de un sexo a otro.

En este contexto, el presente Congreso, organizado en el marco del Proyecto de Investigación Internacional “Igualdad y Género”, pretende crear un foro de debate para reflexionar sobre los presupuestos, fundamentos y consecuencias sociales, políticas y jurídicas de la Ideología de género, así como sobre otras propuestas realistas de la noción de género, que respondan a una antropología más adecuada sobre el ser humano, varón y mujer.

I Congreso Internacional de Ideología de Género
Organiza: Grupo de investigación Interdisciplinar Igualdad y Género
Fechas de celebración: 9-10-11 de febrero de 2011.
Lugar: Aula Magna de la Universidad de Navarra.
Destinatarios: profesores universitarios, estudiosos del tema, alumnos universitarios, público interesado en general.

miércoles, 22 de diciembre de 2010

"Christus est pax nostra!"


Hombres y mujeres del tercer milenio, vosotros que tenéis hambre de justicia y de paz, ¡acoged el mensaje de Navidad que se propaga hoy por todo el mundo!

Jesús ha nacido para consolidar las relaciones entre los hombres y los pueblos, y hacer de todos ellos hermanos en Él. Ha venido para derribar "el muro que los separaba: el odio" (Ef 2, 14), y para hacer de la humanidad una sola familia.

Sí, podemos repetir con certeza: ¡Hoy, con el Verbo encarnado, ha nacido la paz!
Paz que se ha de implorar, porque sólo Dios es su autor y garante (…).

Como los pastores, acudamos a Belén, quedémonos en adoración ante la gruta, fijando la mirada en el Redentor recién nacido. En Él podemos reconocer los rasgos de cada pequeño ser humano que viene a la luz, sea cual fuere su raza o nación: es el pequeño palestino y el pequeño israelí; es el bebé estadounidense y el afgano; es el hijo del hutu y el hijo del tutsi... es el niño cualquiera, que es alguien para Cristo.

Hoy pienso en todos los pequeños del mundo: muchos, demasiados, son los niños que nacen ya condenados a sufrir, sin culpa, las consecuencias de conflictos inhumanos.
¡Salvemos a los niños, para salvar la esperanza de la humanidad!

Nos lo pide hoy con fuerza aquel Niño nacido en Belén, el Dios que se hizo hombre, para devolvernos el derecho de esperar (…).

Hermanos y hermanas que me escucháis, abrid el corazón a este mensaje de paz, abridlo a Cristo, Hijo de la Virgen María, a Aquel que se ha hecho "nuestra paz".

Abridlo a Él, que nada nos quita si no es el pecado, y nos da en cambio plenitud de humanidad y de alegría.

Y Tú, adorado Niño de Belén, lleva la paz a cada familia y ciudad, a cada nación y continente.
¡Ven, Dios hecho hombre!
¡Ven a ser el corazón del mundo renovado por el amor!
¡Ven especialmente allí donde más peligra la suerte de la humanidad!
¡Ven, y no tardes!
¡Tú eres "nuestra paz"! (Ef 2,14).

(Juan Pablo II. MENSAJE URBI ET ORBI, Navidad, 25 de diciembre de 2001)

martes, 21 de diciembre de 2010

O.K. a la vida


La fotografía que veis en la imagen es real. Fue tomada durante una ecografía realizada a una mujer británica de 35 años, Marie Boswell, en el Hospital de Wythenshawe, cerca de su casa en Manchester. El bebé tiene apenas 20 semanas y creo que simboliza un soplo de esperanza para tantos niños en riesgo de ser abortados en Europa y en todo el mundo. Su madre ha declarado que con esas manos podría ser un buen portero de fútbol. Quién sabe…

lunes, 20 de diciembre de 2010

El pesticida humano


La Mifepristona, componente de la pídora RU 486, es una hormona sintética que bloquea la progesterona, hormona indispensable durante el embarazo. Esta droga provoca la expulsión del embrión, al impedir su implantación en el útero.

Por consiguiente, tanto si se administra antes como después de la implantación, es un potente abortivo que se presenta como una alternativa al aborto quirúrgico.

Su introducción en España fue promovida por los dos partidos políticos mayoritarios, y fue aprobada por el gobierno de José María Aznar en febrero de 2000. Para los abortistas, se trata de una opción “más atractiva” que el aborto quirúrgico porque, en principio, no precisa de quirófano. La RU 486 utilizada sola es efectiva entre un 60 y un 80% de casos. Si se utiliza con Prostaglandina, el éxito del aborto está prácticamente garantizado. Además, con su uso se evitan las posibles objeciones de conciencia del personal sanitario (basta encontrar a un desalmado que firme la receta), y sus partidarios afirman que produce menos trauma en la mujer (pero… ¿no era que el aborto no producía trastornos sicológicos?). En realidad, sucede todo lo contrario. La mujer que aborta mediante la píldora RU 486 experimenta en absoluta soledad lo que significa matar a su hijo en un plazo tortuoso de más de 72 horas, que es lo que tarda la píldora en actuar. En muchos casos, el feto no es expulsado y es preciso practicar un legrado.

Los obispos españoles han sido rotundos en su rechazo de este pesticida humano y declaran: “Al resultar más sencillo el procedimiento, podría acentuarse la falsa impresión, por desgracia ya bastante difundida, de que el aborto es un "asunto privado" que concierne en exclusiva a la madre y, sólo muy secundariamente, a las personas y facultativos que la asistan. Pero no se debe olvidar que también el padre, la sociedad entera y, sobre todo, el ser humano víctima del aborto están implicados en éste. La píldora abortiva podrá camuflar el aborto, pero no despojarlo de su carácter de crimen ni de las graves implicaciones sociales y públicas que todo crimen comporta”.

Más sobre la RU 486 en: EL ABORTO CON PÍLDORA TAMBIÉN ES UN CRIMEN.

RU 486 (or Mifepristone) blocks a vital nutrient hormone, Progesterone. RU 486 alone is effective from 60 to 80% of the time. If Prostaglandin is added, the abortion rate rises to 95%. Mifepristone was approved for use in Spain in 2000 by the PP (Partido Popular).

domingo, 19 de diciembre de 2010

Bailando bajo la lluvia


Miriam Fernández nació con parálisis cerebral y su madre biológica, una adolescente, optó por entregarla en adopción. A sus 20 años Miriam se está labrando una carrera como cantautora.

Sus canciones tienen un marcado carácter provida y aunque tiene ya detractores por su firme compromiso con la defensa de la vida, ella afirma: "si una embarazada escucha mis canciones y le dan esperanza y eso salva a su hijo, todas las críticas me habrán dado igual".

Dos años después de ganar el concurso "Tú sí que vales" de Telecinco, Miriam ha sacado al mercado el disco "Bailando bajo la lluvia", en el que interpreta sólo canciones de las que es autora.

En su carrera de cantante, Miriam se enfrenta a muchas dificultades por apoyar las campañas provida como las del Foro de la Familia. "No deberías estar tan posicionada" -me dicen. "Pero defender la vida es una cuestión humana, no política. Digo no al aborto, pero más aún digo sí a la vida".

Más información en: http://www.miriamfernandez.org/


sábado, 18 de diciembre de 2010

¿Qué hijos vamos a dejar a este mundo?


Una reflexión de Leopoldo Abadía (autor de "La crisis Ninja"):

Me escribe un amigo diciendo que está muy preocupado por el futuro de sus nietos.
Que no sabe qué hacer: si dejarles herencia para que estudien o gastarse el dinero con su mujer y que "Dios les coja confesados".

Lo de que Dios les coja confesados es un buen deseo, pero me parece que no tiene que ver con su preocupación.

En muchas de mis conferencias, se levantaba una señora (esto es pregunta de señoras) y decía esa frase que me a mí me hace tanta gracia: "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros hijos?"

Ahora, como me ven mayor y ven que mis hijos ya están crecidos y que se manejan bien por el mundo, me suelen decir "¿qué mundo les vamos a dejar a nuestros nietos?"
Yo suelo tener una contestación, de la que cada vez estoy más convencido:
"¡¿y a mí, qué me importa?!"

Quizá suena un poco mal, pero es que, realmente, me importa muy poco.
Yo era hijo único. Ahora, cuando me reúno con los otros 64 miembros de mi familia directa, pienso lo que dirían mis padres, si me vieran, porque de 1 a 65 hay mucha gente. Por lo menos, 64.

Mis padres fueron un modelo para mí. Se preocuparon mucho por mis cosas, me animaron a estudiar fuera de casa (cosa fundamental, de la que hablaré otro día, que te ayuda a quitarte la boina y a descubrir que hay otros mundos fuera de tu pueblo, de tu calle y de tu piso), se volcaron para que fuera feliz. Y me exigieron mucho.
¿Pero qué mundo me dejaron? Pues mirad, me dejaron:

1. La guerra civil española
2. La segunda guerra mundial
3. Las dos bombas atómicas
4. Corea
5. Vietnam
6. Los Balcanes
7. Afganistán
8. Irak
9. Internet
10. La globalización

Y no sigo, porque ésta es la lista que me ha salido de un tirón, sin pensar. Si pienso un poco, escribo un libro.

¿Vosotros creéis que mis padres pensaban en el mundo que me iban a dejar? ¡Si no se lo podían imaginar! Lo que sí hicieron fue algo que nunca les agradeceré bastante: intentar darme una muy buena formación. Si no la adquirí, fue culpa mía.

Eso es lo que yo quiero dejar a mis hijos, porque si me pongo a pensar en lo que va a pasar en el futuro, me entrará la depre y además, no servirá para nada, porque no les ayudaré en lo más mínimo.

A mí me gustaría que mis hijos y los hijos de ese señor que me ha escrito y los tuyos y los de los demás, fuesen gente responsable, sana, de mirada limpia, honrados, no murmuradores, sinceros, leales. Lo que por ahí se llama "buena gente". Porque si son buena gente harán un mundo bueno.

Por tanto, menos preocuparse por los hijos y más darles una buena formación: que sepan distinguir el bien del mal, que no digan que todo vale, que piensen en los demás, que sean generosos. . . .

En estos puntos suspensivos podéis poner todas las cosas buenas que se os ocurran.
Al acabar una conferencia la semana pasada, se me acercó una señora joven con dos hijos pequeños. Como también aquel día me habían preguntado lo del mundo que les vamos a dejar a nuestros hijos, ella me dijo que le preocupaba mucho qué hijos íbamos a dejar a este mundo.

A la señora joven le sobraba sabiduría, y me hizo pensar.

Y volví a darme cuenta de la importancia de los padres. Porque es fácil eso de pensar en el mundo, en el futuro, en lo mal que está todo, pero mientras los padres no se den cuenta de que los hijos son cosa suya y de que si salen bien, la responsabilidad es un 97% suya y si salen mal, también, no arreglaremos las cosas.

Y el Gobierno y las Autonomías se agotarán haciendo Planes de Educación, quitando la asignatura de Filosofía y volviéndola a poner, añadiendo la asignatura de Historia de mi pueblo (por aquello de pensar en grande) o quitándola, diciendo que hay que saber inglés y todas estas cosas.

Pero lo fundamental es lo otro: los padres.

Ya sé que todos tienen mucho trabajo, que las cosas ya no son como antes, que el padre y la madre llegan cansados a casa, que mientras llegan, los hijos ven la tele basura, que lo de la libertad es lo que se lleva, que la autoridad de los padres es cosa del siglo pasado.

Lo sé todo. TODO. Pero no vaya a ser que como lo sabemos todo, no hagamos NADA.
Leopoldo Abadía.

P. D.:

1. No he hablado de los nietos, porque para eso tienen a sus padres.
2. Yo, con mis nietos, a merendar y a decir tonterías y a reírnos, y a contarles las notas que sacaba su padre cuando era pequeño.
3. Y así, además de divertirme, quizá también ayudo a formarles
.

Leopoldo Abadía (Zaragoza, 1933) es profesor y escritor, conocido por su análisis de la crisis económica actual

viernes, 17 de diciembre de 2010

El decapitador Braun y UNICEF


En alguna ocasión he hablado de UNICEF y su relación con el aborto. Esta organización defensora de la infancia no quiere que los niños nazcan malitos o que sean pobres y han encontrado la solución: planes de suministros hospitalarios para países pobres donde no faltan todo tipo de ‘ayudas’ para la mujer como los miles de aplastacráneos Braun, succionadores para abortos, píldoras y decapitadores Braun.

Por poner sólo un ejemplo, el decapitador Braun es un instrumento propio de los ‘proveedores de salud sexual y reproductiva’, un garfio fabricado para extraer el feto muerto del útero de la madre. Aquí podéis verlo con detalle.

Para colmo, ING ha lanzado una campaña solidaria con UNICEF en la que ofrece la visualización de un vídeo en YouTube a cambio de la donación de 1’20 € con el fin de trabajar por el derecho a la educación de niños en países en vías de desarrollo, como Zambia, Etiopía, India y Brasil. Una empresa muy loable, sin duda. ¿Es también una pantalla para esos otros fines que financia UNICEF? ¿Valen entonces las medias tintas? ¿Está bien dar una de cal y otra de arena cuando hablamos de vidas humanas?

En estas fechas, cada vez que alguién felicita la Navidad con una tarjeta UNICEF, contribuye a financiar estos 'suministros hospitalarios' para practicar abortos.

jueves, 16 de diciembre de 2010

¡Quiero vivir!


"En el seno materno, y desde el mismo momento de la concepción, hay un ser humano vivo, distinto de la madre aunque dependiente de ella. Si alguien suprime esa vida -sea quien sea, por el motivo que sea y con la pretendida autoridad que sea- no hay la menor duda de que ha matado un determinadísimo, insustituible, único e irrepetible ser humano. Eso se llama abortar".

Explicación breve y sencilla de lo que es un aborto y cómo éste niega el valor más fundamental: la vida.

Ver aquí: ¡Quiero vivir!

Autor: J. Cremades

miércoles, 15 de diciembre de 2010

La plaga del hambre


Vivimos en nuestro siglo una gran paradoja, y es que al tiempo que desarrollamos una prosperidad y una riqueza sin precedentes gracias a los avances científicos y tecnológicos, se difunde de manera imparable la pobreza y el hambre.

Los conflictos políticos, las guerras, las catástrofes naturales, las epidemias, no favorecen la lucha contra el hambre que sigue siendo un azote para millones de seres humanos en todo el mundo.

Afortunadamente existen organizaciones internacionales dedicadas al noble objetivo de erradicar esta plaga promoviendo la agricultura en los países más desfavorecidos y todo tipo de voluntariado empeñado en ayudar. Pienso que el primer paso que deberíamos dar todos, siguiendo a estas personas, es el de reconocer que existe un derecho fundamental del ser humano que hay que atender y respetar: el derecho a vivir "libre del hambre". Del hambre física y del hambre espiritual. Porque a la carencia de pan, es decir, de lo más básico, acompaña un abandono, un desprecio a la persona, una pérdida de dignidad que hay que solucionar con mucha generosidad y entrega. Así lo enseñó la Madre Teresa de Calcuta y así lo viven miles de personas que un día se sienten llamadas a alimentar a sus hermanos y, en seguida, comprenden que este alimento debe ir unido al reconocimiento de la dignidad de la persona que sufre y carece de él.

Así lo relata el protagonista de esta historia, Narayanan Krishnan, que he encontrado en el blog ‘Noche oscura del alma’, y que explica cómo ha hallado el sentido de su vida en una palabra: "dar".


martes, 14 de diciembre de 2010

Matar al niño 'por su propio interés'


El Tribunal de Apelación de Bruselas ha dictaminado que los padres pueden demandar a los médicos que no diagnostiquen discapacidades graves en los niños antes de nacer. En otras palabras, la justicia belga considera que los padres tienen el ‘derecho’ a matar a sus hijos cuando estos vengan con una malformación o enfermedad congénita y deben tener la posibilidad de hacerlo. Para ello, es preciso que el diagnóstico prenatal sea adecuado. Si un médico se equivoca o no comunica a los padres la deficiencia de su hijo, éstos pueden demandarle por no haber podido realizar un aborto.

La sentencia, que tuvo lugar el pasado 21 de septiembre, afirma: “el diagnóstico equivocado no causó la discapacidad del niño, que existía antes del error y que no podía ser remediada”. No obstante, el tribunal considera que “el daño que debe ser compensado no es la discapacidad misma, sino el hecho de haber nacido con esas discapacidades”.

En esta sentencia se da por hecho que el aborto es en interés del niño (¿?) y que los padres hubieran tomado la decisión de abortar si no hubiera habido un diagnóstico erróneo. La sentencia dice textualmente: “el legislador debe haber tenido la intención de ayudar a evitar dar a luz a niños con graves anormalidades, al haber considerado no sólo los intereses de la madre, sino también el del mismo niño por nacer”.

Esa es la conclusión de la justicia: el interés del niño discapacitado se protege matándolo. En otras palabras, se reconoce el ‘derecho’ del niño a no nacer (por su propio interés), y el de sus padres a eliminarlo. Para este Tribunal, la vida de un niño discapacitado es una vida carente de valor y lo mejor que pueden hacer médicos y padres es eliminarlo ‘por su bien’.

¿Qué hacer frente a esta tragedia?

lunes, 13 de diciembre de 2010

El aborto no es feminista


No sé por qué razón se dice que las culpables del aborto son las feministas. Si por feminista se entiende aquellas mujeres que luchan por la mujer, por su integración social, por la igualdad de salarios, por el derecho a un trabajo justamente remunerado, por el derecho a la maternidad, por el derecho a cuidar, criar y educar a sus hijos, entonces tendremos que admitir que el aborto no es una práctica feminista.

Es evidente, y la historia del siglo XX lo demuestra, que la legalización del aborto (o su despenalización) ha dificultado la expansión de los derechos de la mujer. Esta práctica degradante ha llevado a cientos de miles de mujeres a matar a sus propios hijos, las ha degradado como mujeres y como seres humanos, y las ha convertido en objeto de explotación para médicos que se han lucrado con su tragedia.

El aborto no ha beneficiado a aquellas mujeres que deseaban ser madres sin dejar por ello de desarrollar un trabajo profesional; y no ha favorecido tampoco el concepto de familia que tiene a la madre por educadora.

La práctica del aborto ha transformado a la mujer madre y protectora en asesina y, a veces, en víctima. Ha desarrollado una sociedad fría, capaz de matar a sus miembros más débiles y necesitados de protección. Ha roto con las reglas naturales y ha ignorado el dolor y el trauma de la mujer que ha abortado y está arrepentida de haber eliminado a su hijo. Ha potenciado una sociedad en la que, para colmo, cada vez aumentan más los abortos por selección de sexo donde, naturalmente, las niñas llevan la peor parte.

El aborto ha dado dinero, ha desarrollado una industria que mueve millones a costa de las vidas de seres inocentes, pero no ha hecho nada por la mujer. El aborto es sexista, racista, eugenista, pero no es feminista.

sábado, 11 de diciembre de 2010

Por la libertad de conciencia


Como recordaréis, el pasado 7 de octubre tuvo lugar en la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa una votación que rechazaba el llamado Informe McCafferty que pretendía hacer del aborto un «derecho», una prestación sanitaria enmarcada dentro de la «salud sexual y reproductiva» de las mujeres y consideraba que la objeción de conciencia de los médicos obstaculizaba de manera caprichosa «los derechos sexuales y reproductivos» de las mujeres. Los parlamentarios rechazaron con rotundidad los presupuestos del Informe y aprobaron la Resolución 1763 "Derecho a la objeción de conciencia en la atención médica" que establece, entre otras cosas, que:

"Ninguna persona, hospital o institución será coaccionada, considerada civilmente responsable o discriminada debido a su rechazo a realizar, autorizar, participar o asistir en la práctica de un aborto, la realización de un aborto involuntario o de emergencia, eutanasia o cualquier otro acto que pueda causar la muerte de un feto humano o un embrión, por cualquier razón".

Profesionales por la Ética ha puesto en marcha una campaña para exigir a la Ministra de Sanidad, Dª Leire Pajín, y a los Consejeros de Sanidad de todas la Comunidades Autónomas que, en virtud de lo establecido en esta Resolución, garanticen y respeten la libertad de conciencia de manera clara y sin matices.

Tú puedes defender la libertad de conciencia sumándote a esta iniciativa, aquí.

jueves, 2 de diciembre de 2010

Eggsploitation


Eggsploitation es un documental que revela nuevos datos acerca de una industria multimillonaria en Estados Unidos: la industria de la infertilidad.

Se trata de una película que recoge el testimonio de varias mujeres utilizadas como fábricas de óvulos y que hoy están arrepentidas de sus actos. Sus inquietantes historias muestran cómo sus vidas cambiaron para siempre desde el momento en que accedieron a vender (en teoría, a donar) sus óvulos. Algunas llegaron a recibir ofertas de hasta 100 mil dólares por someterse al proceso de donación de óvulos para la fecundación in Vitro.

Eggsploitation (juego de palabras que une las palabras huevo y explotación) evidencia lo que hay detrás de esta industria: la explotación de mujeres jóvenes que llegan a entregar su material genético sin tener siquiera conocimiento de los riesgos que este procedimiento tiene para la salud de la ‘donante’. Una de las protagonistas relata cómo sufrió un derrame cerebral y quedó además infértil. Otras, cuentan los peligros del llamado Síndrome del ovario sobre estimulado que padecen muchas mujeres sometidas a este procedimiento. Además, el documental trata el tema de las madres de alquiler y otros negocios relacionados con el lucrativo ‘tratamiento’ de la infertilidad que produce anualmente millones de dólares.


miércoles, 1 de diciembre de 2010

Mujeres explotadas como fábricas de óvulos


«Muchas parejas padecen problemas de fertilidad y tienen que recurrir a utilizar una donante de óvulos para poder tener hijos. La donación de óvulos es un acto solidario y sumamente generoso ya que va a dar la posibilidad que otra mujer pueda cumplir su objetivo de ser madre llevando una felicidad indescriptible a una pareja que lleva muchos años luchando por tener un hijo. Aunque según la legislación española no debe haber pago por las donaciones, sin embargo, esto no excluye compensar económicamente a la donante por las molestias».

De esta y otras formas parecidas, las llamadas Clínicas de Reproducción Asistida captan a las donantes de óvulos. Internet y los anuncios en los campus universitarios son los principales medios a través de los cuales los buscadores de negocio hacen su agosto. ‘Eres joven y los tienes a miles’, ‘Con tu ayuda muchas parejas podrán tener hijos’, ‘Un pequeño gesto hace mucho’, son algunos de los slogans que se utilizan para atraer a las jóvenes a las que luego se compensará económicamente por la venta de sus óvulos, quiero decir, por su ‘donación’. La ley prohíbe la venta y comercialización de ovocitos, pero las mujeres son ‘compensadas’ por las molestias. De hecho, las donaciones de óvulos han aumentado con la crisis.

Por ello, lo que buscan los expertos en el negocio son mujeres jóvenes y sanas que anden cortas de dinero. Lo que les ofrecen es una compensación económica a cambio de sus óvulos, células sexuales portadoras del material genético de la mujer, que serán fecundados in Vitro con el esperma de quién sabe quién y darán lugar a una persona, su hijo, que será implantado en el útero de otra mujer (futura ‘madre’ o quizá simplemente ‘madre de alquiler’). Las clínicas dicen que garantizan a las parejas infértiles un alto control de calidad sobre los óvulos y el esperma que se va a utilizar (¿?).

Para poder donar óvulos, la mujer tiene que ser sometida a tratamientos hormonales de forma que, en un solo ciclo, pueda producir una cantidad de óvulos muy superior a la normal (uno o dos). Esto hace que las donaciones tengan efectos secundarios severos como accidentes cerebrovasculares, daño cerebral, hemorragia interna, o infertilidad tras el procedimiento. De nada de esto se informa a las mujeres explotadas y convertidas en fábricas de óvulos, que entregan a cambio de dinero el material genético de sus propios hijos biológicos, a los que nunca conocerán.

martes, 30 de noviembre de 2010

La vida naciente amenazada por el egoísmo de los adultos y el oscurecimiento de las conciencias


El ser humano tiene derecho a no ser tratado como un objeto que poseer o como una cosa que se pueda manipular a voluntad, de no ser reducido a puro instrumento a ventaja de otros y de sus intereses. La persona es un bien en sí misma y es necesario buscar siempre su desarrollo integral. El amor hacia todos, además, si es sincero, tiende espontáneamente a convertirse en atención preferencial por los más débiles y los más pobres.

En esta línea se coloca la solicitud de la Iglesia por la vida naciente, la más frágil, la más amenazada por el egoísmo de los adultos y por el oscurecimiento de las conciencias. La Iglesia continuamente reafirma cuanto declaró el Concilio Vaticano II contra el aborto y toda violación de la vida naciente: "La vida, una vez concebida, debe ser protegida con el máximo cuidado".

Hay tendencias culturales que intentan anestesiar las conciencias con distintos pretextos. Respecto al embrión en el seno materno, la ciencia misma pone en evidencia su autonomía capaz de interacción con la madre, la coordinación de sus procesos biológicos, la continuidad del desarrollo, la creciente complejidad del organismo. No se trata de un cúmulo de material biológico, sino de un nuevo ser vivo, dinámico y maravillosamente ordenado, un nuevo individuo de la especie humana. Así lo fue para Jesús en el seno de María; así lo ha sido para cada uno de nosotros, en el seno de la madre. Con el antiguo autor cristiano Tertuliano podemos afirmar: "Es ya un hombre aquel que lo será"; no hay ninguna razón para no considerarlo persona desde la concepción.

Por desgracia, también después del nacimiento, la vida de los niños sigue estando expuesta al abandono, al hambre, a la miseria, a la enfermedad, a los abusos, a la violencia, a la explotación. Las múltiples violaciones de sus derechos que se cometen en el mundo hieren dolorosamente la conciencia de todo hombre de buena voluntad. Ante el triste panorama de las injusticias cometidas contra la vida del hombre, antes y después del nacimiento, hago mío el apasionado llamamiento del Papa Juan Pablo II a la responsabilidad de todos y de cada uno: "¡Respeta, defiende, ama y sirve a la vida, a toda vida humana ¡Sólo siguiendo este camino encontrarás justicia, desarrollo, libertad verdadera, paz y felicidad!".

Palabras del Papa Benedicto XVI en la Vigilia por la Vida Naciente, celebrada el pasado 27 de Noviembre, en las Primeras Vísperas del primer domingo de Adviento. Ver texto completo aquí.

lunes, 29 de noviembre de 2010

Aquí todavía hay sitio


Nos hacemos viejos. Esa es la conclusión a la que llega la Comisión Europea, que ha asegurado que el envejecimiento de la población puede acabar con el Estado de Bienestar. Según sus estimaciones, la población europea de más de 65 años aumentará casi un 40 por ciento entre los años 2010 y 2030.

Sin embargo, la ONU, para confundirlo todo un poco más, lleva años afirmando que es preciso estabilizar la población de este planeta porque para cada nuevo ser humano que llega las perspectivas son deprimentes: hambre, falta de espacio, falta de trabajo, calentamiento planetario, aparición de nuevas enfermedades…

Nos dicen que no tengamos más hijos, que en esta fiesta sobra gente, pero al mismo tiempo nos advierten que envejecemos y no habrá nadie para cuidarnos. ¿En qué quedamos? No falta mucho para que en los países desarrollados unos pocos adultos en edad de trabajar tengan que sostener el peso económico de una gran población anciana.

Los catastrofistas que anunciaban que nos íbamos a caer por los bordes de la Tierra debido al exceso de población se han equivocado. Es cierto que afortunadamente la mortalidad infantil ha disminuido y la esperanza de vida ha aumentado, pero los recursos naturales no se han agotado. No terminemos nosotros con nuestro mejor recurso: el propio ser humano.

Algunos, en lugar de reconocer que los recursos están mal aprovechados y la riqueza mal distribuida, quieren convencernos de que en este planeta sobra más de uno, y no son ellos, claro. No digo que no sobre gente en Benidorm en Agosto, o en El Corte Inglés en rebajas, pero miro por la ventana y, de verdad, aquí todavía hay sitio.

sábado, 27 de noviembre de 2010

Hoy, Vigilia de Oración por la Vida Naciente

«El sábado 27 de noviembre, en la basílica de San Pedro, presidiré las primeras Vísperas del primer domingo de Adviento y una vigilia de oración por la vida naciente. La iniciativa se realiza en común con las Iglesias particulares de todo el mundo y he recomendado su desarrollo también en parroquias, comunidades religiosas, asociaciones y movimientos. El tiempo de preparación a la santa Navidad es un momento propicio para invocar la protección divina sobre todo ser humano llamado a la existencia, también como agradecimiento a Dios por el don de la vida recibido de nuestros padres».

Benedicto XVI

«On Saturday, 27 November, in St Peter's Basilica, I will preside at First Vespers of the First Sunday of Advent and at a Prayer Vigil for unborn life. This is a joint initiative with the Churches throughout the world, which I have recommended also be observed in parishes, religious communities, associations and movements. The season of preparation for Holy Christmas is a favourable time to invoke the divine protection of every human being called into existence and to give thanks to God for the gift of life we have received from our parents».

Benedict XVI


viernes, 26 de noviembre de 2010

Pastillas contra el dolor ajeno


En el primer mundo, si te duele algo hay pastillas para mitigar casi cualquier dolor. Pero... ¿qué pasa si lo que te duele es el dolor ajeno, el dolor de los que no tienen pastillas para curar su sufrimiento?

¿No es genial, que nosotros que tenemos pastillas de casi todo, podamos tomarnos una para calmar el dolor de los que no tienen?

Es un acto simbólico pero, a la vez, de gran impacto: comprando esta caja de caramelos -de venta exclusiva en farmacias- y al precio de sólo 1 euro estás colaborando en una campaña solidaria de ayuda a enfermos olvidados.

Este es el anuncio solidario que realizó Luis García Berlanga, recientemente fallecido:


jueves, 25 de noviembre de 2010

Relato de un carmelita

Me llega este correo:

Queridos Fedatarios de la ILP RedMadre: ¿cómo estáis? Conociendo vuestra preocupación y dedicación en defensa de la vida, se que os alentará y animará saber de vidas que se salvan!!! Os adjunto este testimonio reciente de un rescate de RedMadre, porque a todos nos puede servir para ir por la calle con esta convicción de que las personas que van a abortar pasan a nuestro lado y tenemos los medios para evitarlo. Podéis difundirlo a quienes creáis que pueden sumarse a esta labor tan gratificante…

Un cordial saludo
T. R.

Sucedió en Madrid y el Dios de la vida lo hizo

Emotivo relato de un carmelita y un milagro provida

Padre Miguel Ángel M. de D. Es el miércoles 16 de noviembre de 2010. Las doce en punto de la mañana. Me dispongo a llevar la comunión a los enfermos que viven cerca de nuestro convento. Voy al Sagrario y llevo al Señor conmigo en el porta-viático. Él es el consuelo de los enfermos en el dolor, es la medicina del alma y es mejor tener el alma sana aunque el cuerpo esté enfermo, me digo, recordando esta doctrina de Nuestra Santa Madre Teresa. Voy a la calle, recogido, con el Señor en mis manos. Es la hora del Ángelus. Está lloviendo, hace frío en Madrid y las hojas caducas de los árboles de nuestro jardín conventual han formado una alfombra al paso del Santísimo en esta otoñada que anuncia ya el cercano invierno. Salgo a la calle y llevo al señor sobre mi corazón, signo de que le quiero llevar dentro del mismo como tesoro en vasija de barro. Pienso todo esto, recogido. Los coches circulan veloces porque la hora punta pasó y ya no hay atascos en la calle Arturo Soria. La vida agitada de la gran ciudad va a su ritmo. A 20 metros del convento hay un semáforo en rojo para los peatones. Hay que esperar. Son pocos los viandantes en esta zona, más residencial que de comercios, ajardinada.

Una joven espera a mi lado a que el semáforo se ponga en verde y mientras tanto aprovecha para hacerme su pregunta:

Por favor. -¿me puede decir dónde está la clínica El Bosque?

Tiene el acento dulce, propio de los hispanoamericanos. Me quedo mirándole a los ojos unos instantes, con amor grande y no con menos grande tristeza:

Ella refleja esa tristeza en su rostro. Le contesto:

-¡No vayas, por favor, no vayas!

Ella se ha quedado perpleja ante mi respuesta. Piensa quizá que es una clínica de medicina general, y por eso me pregunta a mí, fraile con hábito, que no pasa desapercibido. Y es que esta clínica está a 200 metros de nuestro convento y es, exclusivamente, un abortorio, que lleva funcionando desde hace lustros.

El semáforo se pone en verde y comienza a caminar mientras le insisto.
-¡No vayas, por favor!: Allí matan niños. No vayas si no quieres colaborar en el asesinato de tu propio hijo, ése que llevas dentro.

Se le han llenado los ojos de lágrimas. Se ha encontrado con su propia realidad, con su soledad, con su sufrimiento.

Me dice que vive en la zona de Aluche. Ha venido hasta aquí, sin rumbo, mientras que todos los abortorios de Madrid, (que se enriquecen con la ayuda económica de la Comunidad de Madrid), están más cerca de su casa que este. La clínica del Bosque, El Bosque de la muerte, es la que más lejos está. De punta a punta.

Ella continúa caminando sin rumbo y yo a su lado y en su dirección, repitiendo lo mismo. Vamos los dos con paraguas. Está lloviendo y hace mucho frío.

-Por favor, espera -le digo-, vamos a hablar. Te vamos a ayudar, conozco gente que te puede ayudar. Por favor, no lo hagas, te arrepentirás durante toda tu vida. Espera… vamos a hablar, espera…

Si sigue caminando estoy decidido a ir a su lado, hablándole, hasta la misma puerta de esa clínica. He logrado detenerla y se ha echado a llorar:
-No lo puedo tener, me va a echar del trabajo, estoy sola, no le podré sacar adelante.

-Espera, -le digo- vamos a llamar a quienes te pueden ayudar. Hay otras alternativas.

-Tengo cita y llego tarde -me dice con ademán de marchar. Sigo caminando con ella.

-Espera. ¿Cómo te llamas?

-Mónica.

- Yo Miguel Ángel. Espera Mónica, ya estoy llamando.

Veo que el teléfono tiene muy poca batería y espero que dure. Llamo a Pilar Gutiérrez, del Movimiento Unidos por la Vida, con la que he cooperado en algún proyecto y le cuento muy brevemente la situación. Le paso el teléfono para que hable con Mónica mientras esta se seca las lágrimas con mi pañuelo.

Pilar le dice que no lo haga mientras yo lo pongo todo en las manos del Señor, al que llevo en las mías y miro al cielo encomendándolo a todos los bienaventurados, mártires y santos inocentes de todos los tiempos. Y pido la intercesión de nuestras MM. Carmelitas Descalzas para que la fecundidad espiritual de su vida se manifieste, y pienso en todos los contemplativos de la Iglesia. Mónica corta la conversación. Se defiende de Pilar como de mí. Ante la propuesta de dar a su hijo en adopción, prefiere abortar.

Mónica corta la conversación. Tiene prisa. Llega tarde a la cita en la que va a programar su crimen. Me pasa el teléfono y Pilar me da breves y claras recomendaciones. Pero no hay tiempo. Hay que actuar.

-Mónica, escúchame –le digo- hace mucho frío, ven a mi casa, que está muy cerca. Ven, por favor, vamos a hablar.

-No puedo, pierdo la cita. Ha sido mi novio, me ha dado la dirección de la clínica.

- No te preocupes, -le digo-, no tienes que ir allí para nada.

-Pero usted no me comprende, no está en mis zapatos.

-Si te comprendo –le digo- no estoy en tus zapatos, pero estoy en mis sandalias para intentar tocar la tierra. Vamos.

Desde una habitación del Hospital Anderson, Almudena de Castro observa la escena. Está cuidando a su madre, Paquita Carpeño, operada de cáncer, a la que iba a llevar la comunión. Le dice a su madre que me está viendo, en la calle, con una chica, que seguro que voy a visitarla. No. Se vuelven hacia el convento. Al día siguiente llevaré la comunión a los enfermos.

La he tomado ligeramente del brazo y recorremos despacio los pocos metros que nos separan del convento. Ella no sabe que hace un año, el 28 de diciembre, lloviendo también, nos concentramos con gente del partido Alternativa Española (AES) al lado de ese Bosque, para rezar por los nuevos santos inocentes de hoy y por sus madres, víctimas de este doble crimen que es el aborto. En este instante, mientras esto escribo, un amigo sacerdote me pone un sms diciéndome: Celebré la Santa Misa por Miguel Ángel y sus padres.

Estamos volviendo al convento, que está muy cerca. De nuevo, la alfombra de hojas recibe al Señor, a Mónica con la nueva vida en su seno y a este fraile. Entramos. Se me ocurren mil cosas que decirle y que hacer. Vamos a un ordenador, le digo que se siente y busco en Google: vídeo sobre el aborto. Me llama Pilar, me proporciona al teléfono de una institución provida y me dice que busquemos la página “No más silencio” y “Apóstoles de la vida”.

He encontrado un video precioso que vi hace tiempo y que promocionó Inter economía. Ha salido este video providencialmente. Recuerdo que es tremendo. Y Mónica me dice que ya lo conocía. Lo ve sin dejar de llorar. En este vídeo, un niño habla a su madre desde el seno materno, feliz por haber sido concebido. La mamá tiene problemas diversos y decide ir a abortar. El niño establece un monólogo con su madre, entristecido y mostrando, finalmente su terrible sufrimiento mientras está siendo víctima inocente de este asesinato. Es conmovedor.

Me dice Mónica que si no tengo nada que hacer. Le digo que no. Solo estar con ella. Busco un testimonio de una chica que cuenta su vida después de haber abortado. Mónica lo escucha atentamente. La dejo sola en la habitación. Llamo a mi buen amigo Antonio Torres, al móvil varias veces, no lo coge, llamo al fijo. Me dicen que le dirán que me llame. Llamo a Mercedes Montoro, su esposa, le cuento muy brevemente y me dice que rápido se ponen en camino o ella o Antonio. Ellos colaboran en organizaciones provida. Mercedes me dice:

-Padre, Antonio va para allá. En media hora, están en su convento. Va a Red madre a buscar a Esperanza para que vaya con él y van para allá.

Le digo a Mónica que esté tranquila, que van a venir a ayudarnos. Tiene miedo, porque teme la pérdida del trabajo por estar embarazada. Le digo que no se preocupe, que nos van a ofrecer otras alternativas. Todo esto mientras le sirvo un café y unos dulces. Me pregunta por mi vocación, por qué decidí ser sacerdote. Cuando le digo que fui al seminario con 10 años se sorprende.

Me dice que es de Bolivia y que su novio era español. Al quedarse embarazada, la ha dejado. Su madre vive en España, pero apenas se tratan. Ella vive con su hermana, con la que la relación es nefasta. Está sola. Me dice que es protestante y que, en su confesión, tampoco aprueban el aborto, que ella ha rezado esta mañana y que no cree en las casualidades. Interpreta como providencial el encuentro conmigo. Mónica está más serena. Le pido que se deje ayudar, que ame la vida que lleva dentro y que ya verá como todo sale bien.

Mónica está bautizada. Ella misma lo pidió en su juventud. Nos une el mismo bautismo en Cristo.

Llaman a la puerta. Ya están aquí Antonio y Esperanza. Han llagado en 20 minutos escasos. Antonio, como siempre que se trata de algo importante ha desplegado las alas de su coche y de su caridad. “Nos apremia el amor de Cristo”, pienso con San Pablo.

Nos reunimos los cuatro y Mónica comienza a contar toda su historia desde el principio. Ya tiene un hijo de cinco años. Ella lleva año y medio en España y se casó, muy joven con un militar en Bolivia. El niño está con su padre. Lleva dos años sin verlo. Ella tiene 25 años y el que ha sido su novio en España, 24. Este está trabajando y no quiere que ella tenga el niño, por eso la ha mandado a la clínica que él ha buscado. Ella duda del mutuo amor.

Esperanza está curtida en estas lides, por experiencia propia y por su trayectoria en Red Madre. Escucha, anima, propone, llora y ríe con las dos víctimas de este asunto, madre e hijo. Le habla de cómo ayudan a todo en Red Madre. Le habla del centro de acogida, de cómo ella puede vivir allí y seguir trabajando después de tener a su hijo. Tienen guardería para que esté cuidado mientras el tiempo de trabajo… Mónica se ha ido serenando.

Antonio, con una amabilidad sorprendente, habla a Mónica desde Dios. Ella sabe bastante de la Biblia. Tiene cultura. Recuerda nuestro encuentro a las 12 del mediodía y dice que, al saber mi nombre, se acordó del pasaje de la Anunciación. Dice que no hay casualidades y que esto ha sido para ella un signo de Dios.
Antonio le dice que la vida que lleva dentro no es de ella, que es un regalo de Dios para ella. Todo con una delicadeza genial. Mónica escucha con atención.

También, en la conversación, han surgido algunas bromas y hemos reído. Yo he escuchado con atención. He intervenido, brevemente, alguna vez. Hemos escuchado atentamente. Hemos hablado despacio. He pedido a Mónica su teléfono, email, correo postal. Todo. Antonio le pregunta que si es niño, cómo se llamará. Ella afirma sin titubeos: Se llamará Miguel Ángel.

Esperanza llama a un médico ginecólogo para que la pueda recibir. Tienen cita hoy mismo a las 15 horas en la clínica Moncloa. Son las 14,30.

Todo el tiempo ha estado el Señor con nosotros en el porta- viático, bajo la humilde apariencia de pan. Mónica no se cree aún lo que le ha sucedido. Le parece un sueño. Confiesa que rezó por la mañana antes de salir de casa.

Hay que ser puntuales y a las 14,45 hay que salir. Vamos hacia el coche de Antonio. Esperanza, Mónica y Antonio van a Moncloa. Yo me quedo en el convento con el cansancio de quien regresa de una terrible batalla y con la confianza en el Señor. Esperanza y Mónica se quedan en la Clínica Moncloa. El médico es extraordinario.
Sigo en comunicación con Mónica por teléfono y e-mail. Está con paz. Esperanza se encargará de lo psicológico y material, yo de lo espiritual, que también es importante. Ya he encontrado amigos que me ofrecen ayuda económica para ella y que tiene preparado un buen ajuar para cuando nazca el niño.

Esperamos que esta nueva vida sea para gloria de Dios.

Ayer jueves 18 de noviembre me regaló mi amiga María del Mar Núñez un niñito de cerámica, precioso, durmiendo plácidamente y protegido por las alas de un ángel, el Ángel de Dios. He llevado este detalle a correos y le llegará a Mónica.

Qué terrible la soledad y el sufrimiento de estas chicas.

Sucedió en Madrid y Dios lo hizo.
Dios te guarde. +

Padre Miguel Ángel M. de D.

miércoles, 24 de noviembre de 2010

Médico y paciente frente a la muerte

Interesante artículo publicado por Nicolás Jouve sobre la eutanasia encubierta y la situación del médico frente a la muerte.

¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?

El Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero tiene previsto aprobar una ley de muerte digna con el fin de regular los derechos de los enfermos terminales. Mucho nos tememos que este anuncio trate de emular la ley aprobada en el parlamento andaluz, y cuyo trasfondo no es otro que avanzar hacia la despenalización del suicidio asistido.

Tenemos que recordar que el artículo 27 del Código de Ética y Deontología Médica de la Organización Médica Colegial señala que «el médico tiene el deber de intentar la curación o mejoría del paciente siempre que sea posible. Y cuando ya no lo sea, permanece su obligación de aplicar las medidas adecuadas para conseguir el bienestar del enfermo, aun cuando de ello pudiera derivarse, a pesar de su correcto uso, un acortamiento de la vida. El médico nunca provocará intencionadamente la muerte de ningún paciente, ni siquiera en caso de petición expresa por parte de éste».

De acuerdo con la Sociedad Española de Cuidados Paliativos, tan eutanasia es inyectar un fármaco letal como omitir una medida terapéutica que estuviera correctamente indicada, cuando la intención y el resultado es terminar con la vida del enfermo. Hablar de «eutanasia pasiva» es ambiguo y confuso porque supone clasificar conjuntamente dos situaciones de diferente naturaleza. Por un lado tenemos lo que se trata de denominar «permitir la muerte» (evitar el encarnizamiento médico, respetar el derecho a rechazar tratamientos); y por otro lado tenemos la eutanasia por omisión. Pero, pueden darse situaciones difíciles de abordar, casos concretos de personas conscientes de su situación, con enfermedades irreversibles y padecimientos no tratables con fármacos. Desde un punto de vista ético, es difícil para el médico evitar el dolor y para los familiares aliviarlo. En estos casos debería evitarse el llamado «ensañamiento terapéutico», o sea, las intervenciones médicas desproporcionadas respecto a los resultados que se podrían esperar o al elevado coste que supondría para él, su familia o la sociedad. Cuando se sostiene el derecho a una muerte digna, la reflexión que debemos hacer es si se puede calificar de digna una muerte en la que se deja solo al enfermo para que acabe con su vida utilizando los medios que le ha facilitado el médico. Desde una posición individualista, quizá sí, pero desde una concepción antropológica, en ningún modo. En este sentido hay que apostar por una biomedicina que busque la calidad de la vida pero sometiendo siempre la calidad a la vida y no la vida a la calidad.

Fuente: www.larazon.es
Nicolás Jouve es catedrático de Genética de la Universidad de Alcalá de Henares y Presidente de Cívica.

martes, 23 de noviembre de 2010

Ama de casa: "Tú no trabajas, ¿verdad?"


Una amiga mía dice que, afortunadamente, dada la edad que tiene (está en los cuarenta), ya nadie le pregunta: ¿Y tú, estudias o trabajas? Estudió, trabajó y ahora, según los registros sociales, no se dedica a nada. Es una simple ama de casa; Por si alguien no lo sabe, ‘eso’ todavía existe.

Hace unos días os comentaba que la Conferencia Mundial de la Mujer de Pekín de 1995 había declarado la maternidad un obstáculo para el desarrollo sano de las mujeres. Si ser madre es un obstáculo, qué decir de aquellas que además de ser madres, se dedican al cuidado del hogar, es decir, de la familia, el marido y los hijos. Eso, para muchos, es tocarse las narices, ‘no hacer nada’. Total, el ama de casa tan sólo trabaja a jornada completa sin tener un sueldo; hace guardia médica permanentemente; ejerce de enfermera, cuidadora de niños o ancianos, cocinera, educadora, transmisora de fe y valores, chófer, pedagoga, pediatra; sobre sus hombros descansa el peso del mantenimiento del hogar, lavandería, limpieza, fontanería, electricidad; se encarga de las relaciones institucionales con guarderías, colegios y médicos; es la principal administradora del patrimonio familiar; y de vez en cuando sale a alguna fiesta o reunión social donde siempre hay alguien que inocentemente le dice: “Tú no trabajas, ¿verdad?”

Y luego están las otras, las 'superwomans' que trabajan fuera de casa desarrollando una labor profesional remunerada y también en casa realizando una labor profesional no remunerada, ¡gratis, vamos! Esas son las que llevan el pelo de peluquería y no reciben el calificativo de ‘marujas’, pero viven a la carrera haciendo constantes equilibrios mentales y físicos para poder llegar a todo sin morir en el intento.

La cuestión es: ¿Sois partidarios de que las amas de casa cobren un sueldo del Estado?


lunes, 22 de noviembre de 2010

«¡No me hagas favores! ¿Vale?»


Una vez un amigo me comentó que su abuela había muerto… de risa. Muy dignamente, ¡sí señor! Pero… de risa. Ahora nuestros politiquillos de turno, en concreto uno al que el turno le está durando bastante, vuelven a sacar a la palestra lo que llaman ‘muerte digna’. Parece ser que el que se muere sin pedir que lo maten, no muere dignamente. Y claro, prestos a solucionarlo, han decidido ‘dignificar la muerte’ cargándose al personal. Según dicen, sólo al personal que lo pida, ¡como si fuéramos a fiarnos de ellos!

Ese afán por ‘dignificar muertes’ e ‘interrumpir embarazos’ asusta bastante. Tanta compasión por enfermos, ancianos y discapacitados, francamente, no me la creo. ¡Pobre Terri Schiavo! Algunos argüían que su situación era insoportable. Otros, dado que no padecía dolor, sólo pretendían amarla y cuidarla, concepto totalmente alejado del ‘encarnizamiento terapéutico’, de manera que no me vengan ahora diciendo que la intención era mantenerla con vida artificialmente. Pero Terri fue condenada a muerte, ejecutada a base negarle el agua y el alimento. Ya veis qué digno. ¿No os repugna esa compasión que lleva a la gente a matar diciendo que ‘lo hacen por su bien’? Dan ganas de gritar: «¡tío, a mí no me hagas favores! ¿Vale?»

viernes, 19 de noviembre de 2010

¡Por la liberación de Asia Bibi!


¡Únete a la presión internacional para que Asia Bibi, la cristiana paquistaní condenada a la horca por ser católica y acusada de una supuesta blasfemia contra Mahoma, sea liberada!

En Italia la cadena de televisión TV2000, impulsada por la Conferencia Episcopal, ha lanzado una campaña para salvar la vida de Asia y que recupere su libertad. El alcalde de Roma, Gianni Alemanno, ha colgado del Capitolio, la sede consistorial, una imagen de Bibi pidiendo su liberación.


El gobernador de Punjab, la provincia en la que vive Asia Bibi, ha declarado que la condena a muerte supone un episodio «vergonzoso» para Pakistán y la agencia católica AsiaNews ha organizado una campaña y ha logrado que personas de toda Asia inunden el correo del presidente paquistaní, Asif Ali Zardari, exigiendo que no se permita este crimen.

La asociación Ayuda a la Iglesia Necesitada ha entregado al Gobierno francés cerca de 11.000 firmas solicitándole su intervención en el caso de Bibi.

En España, la plataforma Hazteoir.org ha lanzado una campaña de recogida de firmas en la web: http://www.hazteoir.org/node/34272

(Fuente: Religión en libertad.com).

La dirección de la Embajada Pakistaní, para quien quiera dirigirse para apelar por Asia Bibi, y para mostrar repulsa por esta injusticia y barbarie es la siguiente:

EMBASSY OF PAKISTAN
Ambassador of Pakistan in Spain
H.E Humaira Hasan
Avda. PIO XII, 11 28016 Madrid
Teléfono: 91 345 8995 & 91 345 8986
Fax: 91 345 8158
email: cancilleria@embajada-Pakistan.org

jueves, 18 de noviembre de 2010

Cuando el hijo es un objeto de consumo


Antes, las abuelitas tenían un gato y un canario. Ahora se dedican a parir hijos para sus hijos. En Méjico, un homosexual ha tenido un hijo a través de la fecundación in vitro utilizando el óvulo donado por una amiga. Sólo faltaba el útero para que el embrión fabricado en laboratorio pudiera crecer. De momento, nadie ha sido capaz de crear un útero artificial lo bastante bueno para cumplir esta misión, de manera que Jorge, que así se llama el padre, recurrió a su propia madre. Su hijo Darío, por tanto, ha crecido en el mismo útero en que se desarrolló él hace treinta años. Su madre es abuela, pero también madre del niño que a su vez tiene otra madre, la donante del óvulo, cuyos genes comparte. A pesar de ello, el bebé no tiene una auténtica Madre, pues ninguna de las dos mujeres asume ese papel y será criado y educado sólo por su padre, aunque según la ley mejicana, la madre sustituta es la que se considera madre del bebé. En otras palabras, Jorge y su hijo Darío comparten la misma 'madre'.

Toda esta aberración es una prueba más de cómo la ciencia se pone a disposición de ideologías y caprichos egoístas. Lo que más me sorprende de todo este asunto son los comentarios que leo en las redes sociales de Internet donde el argumento más defendido es que mientras las partes estén de acuerdo, todos estos procedimientos son válidos para satisfacer el deseo de tener un hijo. El consenso es, para la mayor parte de la gente, el argumento que apoya el supuesto ‘derecho a ser padre’. ¿Alguien ha preguntado a Darío si deseaba crecer en el útero de su abuela, ser hijo de un padre homosexual que le priva de su derecho a tener una madre, no tener una madre biológica que se convierte en una simple donante? ¿Y a los otros embriones, seres humanos, que introdujeron en su abuela y que se quedaron por el camino, alguien les preguntó si deseaban ser fabricados, no concebidos, y manipulados hasta la muerte? No me parece que se trate de algo muy consensuado.

martes, 16 de noviembre de 2010

La miembra, el Rey y Su Real aprecio


El Rey de España, ese distinguido miembro de la familia real que trabaja firmando leyes y repartiendo condecoraciones, ha querido mostrar su real aprecio por la distinguida ex miembra del gobierno, Bibiana Aído, aquella que quiso convencernos a todos de que un feto de doce semanas en el vientre de su madre es un ser ‘vivo’, pero no ‘humano’, y la ha condecorado con la Gran Cruz de la Real y Distinguida Orden Española de Carlos III.

Esta condecoración fue establecida por el Rey de España Carlos III con el fin de reconocer el mérito de aquellas personas que hubiesen destacado por sus acciones en beneficio de España y la Corona. El Real Decreto de 1992 que regula la Orden fija como objetivo «recompensar a los ciudadanos que con sus esfuerzos, iniciativas y trabajos hayan prestado servicios eminentes y extraordinarios a la Nación». El lema de la condecoración es «Virtuti et merito», ¡ahí es nada!

Las insignias de la Orden han variado a lo largo del tiempo, manteniendo siempre los rasgos originales: banda de seda azul con cantos blancos, cruz de ocho puntas con la imagen de la Inmaculada Concepción, la leyenda «Virtuti et merito» y la cifra del Rey fundador.

Entre los muchos logros de la nueva 'miembra' de la Orden se encuentran
:

Inventar la palabra ‘miembra’ y pretender que se incluya en el diccionario de la RAE. Ya sólo por esto merecería que le dieran la Encomienda de número, quiero decir, de género.

Declarar que el Gobierno defiende la vida "tanto" como las asociaciones antiabortistas. Claro que también Mª Dolores de Cospedal afirma que el PP defiende la vida y a ella nadie le ha dado de momento una medalla, aunque todo llegará.

Conceder 200.000 euros para apoyar el «fomento de la edición de publicaciones relacionadas con las mujeres», con obras tan interesantes como «Las psicólogas hablan de psicología», casi ná.

Declararse partidaria del 'matrimonio' gay (lo mismito que Aguirre).

Proponer cuentos no sexistas que se llamen "El Bello durmiente" o "Ceniciento".

Promocionar con 600.000 euros la realización de «postgrados universitarios sobre estudios de feminismo, de las mujeres y de género» de los que se aprovecharon organizaciones afines al PSOE como la Fundación Isonomía.

Asignar 845.803 euros a repartir entre 22 investigadores de los cuales, casualmente, 21 son mujeres. Entre los afortunados, destacó un proyecto financiado con 26.000 euros para la «elaboración de un Mapa de Inervación y Excitación Sexual en Clítoris y Labios Menores».

Y esto sólo por nombrar algunas de las muchas acciones realizadas por la condecorada en beneficio de España y la Corona. Habréis notado que la ley del aborto no la pongo como uno de sus logros, porque el ‘mérito’ es de toda la sociedad, la que defendió con uñas y dientes la despenalización del aborto, la que no quiso abolir la ley anterior, la que admite la eugenesia, la píldora post coital, la selección embrionaria, la de las medias tintas y la que mira para otro lado. ¡Ya está bien de darle todo el ‘merito’ a esta mujer!

En fin, muchas felicidades a la miembra y al Rey que ha querido darle una muestra de Su Real aprecio.

lunes, 15 de noviembre de 2010

¡Papá, te estoy mirando!


Se dice con mucha razón que los primeros educadores son los padres. Es cierto que con el tiempo nuestros hijos se ven influenciados por muchas personas de las cuales aprenden: abuelos, hermanos, profesores y maestros, amigos, etc. Educar no es sólo enseñar un lenguaje, matemáticas, física o biología. Es algo mucho más profundo. Educar supone intentar entregar a otras personas la clave de la verdadera sabiduría necesaria para vivir y obrar en la vida. Dar las herramientas apropiadas para que los hijos puedan valerse y ser personas de bien, capaces de emitir juicios, dar afecto, crecer y hacer el bien a su alrededor.

Los primeros educadores… los padres. El mejor educador… el ejemplo
.


sábado, 13 de noviembre de 2010

Compras navideñas


¡Ojala nuestras próximas compras navideñas sean como estas!


Coro del ‘Opera Company of Philadelphia’, junto a otras muchas voces, en el centro comercial ‘Macy’s center City of Philadelphia’, el 30 de Octubre de 2010.

viernes, 12 de noviembre de 2010

Hombre y mujer, llamados al amor fiel, recíproco y fecundo


«Con el anuncio de la Palabra de Dios, la Iglesia revela a la familia cristiana su verdadera identidad, lo que es y debe ser según el plan del Señor » Por tanto, nunca se pierda de vista que la Palabra de Dios está en el origen del matrimonio y que Jesús mismo ha querido incluir el matrimonio entre las instituciones de su Reino, elevando a sacramento lo que originariamente está inscrito en la naturaleza humana. «En la celebración sacramental, el hombre y la mujer pronuncian una palabra profética de recíproca entrega, el ser “una carne”, signo del misterio de la unión de Cristo con la Iglesia».

La fidelidad a la Palabra de Dios lleva a percibir cómo esta institución está amenazada también hoy en muchos aspectos por la mentalidad común. Frente al difundido desorden de los afectos y al surgir de modos de pensar que banalizan el cuerpo humano y la diferencia sexual, la Palabra de Dios reafirma la bondad originaria del hombre, creado como varón y mujer, y llamado al amor fiel, recíproco y fecundo.

Del gran misterio nupcial, se desprende una imprescindible responsabilidad de los padres respecto a sus hijos. En efecto, a la auténtica paternidad y maternidad corresponde la comunicación y el testimonio del sentido de la vida en Cristo; mediante la fidelidad y la unidad de la vida de familia, los esposos son los primeros anunciadores de la Palabra de Dios ante sus propios hijos. La comunidad eclesial ha de sostenerles y ayudarles a fomentar la oración en familia, la escucha de la Palabra y el conocimiento de la Biblia.

Extracto de EXHORTACIÓN APOSTÓLICA POSTSINODAL VERBUM DOMINI DEL SANTO PADRE BENEDICTO XVI SOBRE LA PALABRA DE DIOS EN LA VIDA Y EN LA MISIÓN DE LA IGLESIA.


The Synod also felt the need to stress the relationship between the word of God, marriage and the Christian family. Indeed, “with the proclamation of the word of God, the Church reveals to Christian families their true identity, what it is and what it must be in accordance with the Lord’s plan”. Consequently, it must never be forgotten that the word of God is at the very origin of marriage and that Jesus himself made marriage one of the institutions of his Kingdom, elevating to the dignity of a sacrament what was inscribed in human nature from the beginning. “In the celebration of the sacrament, a man and a woman speak a prophetic word of reciprocal self-giving, that of being ‘one flesh’, sign of the mystery of the union of Christ with the Church”. Fidelity to God’s word leads us to point out that nowadays this institution is in many ways under attack from the current mentality. In the face of widespread confusion in the sphere of affectivity, and the rise of ways of thinking which trivialize the human body and sexual differentiation, the word of God reaffirms the original goodness of the human being, created as man and woman and called to a love which is faithful, reciprocal and fruitful.

The great mystery of marriage is the source of the essential responsibility of parents towards their children. Part of authentic parenthood is to pass on and bear witness to the meaning of life in Christ: through their fidelity and the unity of family life, spouses are the first to proclaim God’s word to their children. The ecclesial community must support and assist them in fostering family prayer, attentive hearing of the word of God, and knowledge of the Bible. To this end the Synod urged that every household have its Bible, to be kept in a worthy
place and used for reading and prayer.

POST-SYNODAL APOSTOLIC EXHORTATION VERBUM DOMINI OF THE HOLY FATHER BENEDICT XVI ON THE WORD OF GOD IN THE LIFE AND MISSION OF THE CHURCH

La ilustración corresponde al cuadro de Bartolomé Esteban Murillo titulado 'Bodas de Caná'.

miércoles, 10 de noviembre de 2010

Por un feminismo que proteja la maternidad


Hace un mes aproximadamente, os contaba cómo la actriz Jennifer Aniston había declarado en una entrevista: 'Los padres no son necesarios y las mujeres no tienen por qué aguantar a un hombre para ser madres'. Una frase típica del feminismo de género tan extendido ya por los países occidentales. Se trata de una ideología extremista que defiende la tesis de que las diferencias entre hombres y mujeres se deben sólo al papel que a lo largo de los siglos unos y otras hemos asumido. De ahí que la lucha de las mujeres sea para acaparar los roles que hasta ahora desempeñaban los hombres, cometiendo, todo hay que decirlo, los mismos errores.

Sin embargo, muchas mujeres no nos sentimos identificadas con este feminismo porque lo vemos absolutamente alejado de nuestra realidad. Por supuesto, defender el derecho de las mujeres a la educación, a la cultura, al trabajo y a recibir un salario digno es imprescindible; pero si esto se hace en detrimento de su derecho a ser esposa y madre, ¿no se está discriminando a la mujer todavía más? ¿De qué sirve que una mujer se dedique a la política, por ejemplo, si no aplica en esa esfera sus cualidades femeninas? ¿Se trata sólo de llegar o de contribuir a la sociedad de otra manera, valiéndose también otras capacidades?

Durante años el feminismo ha renegado de la maternidad, que suponía un obstáculo para que muchas mujeres llevaran adelante una carrera profesional exitosa; ha maldecido el matrimonio que la mantenía atada a la voluntad del hombre; y ha criticado a la sociedad que le impedía realizarse. Hoy nos damos cuenta de que la mayoría de las mujeres desean estar casadas y ser madres.

En el año 1995, la Conferencia Mundial de la Mujer, organizada por la ONU en Pekín, declaró la maternidad un obstáculo para el desarrollo sano de las mujeres. Es triste ver cómo la lucha por los derechos de la mujer pasa por negarle a ésta su realización como madre. Es preciso apoyar un nuevo feminismo donde el acceso a la educación y a la cultura y el derecho al trabajo sean prioritarios, sin que el matrimonio y la maternidad sean por ello infravalorados. En otras palabras, es necesario un feminismo que no trate todo aquello que es propio de la mujer como algo de segunda clase que obstaculiza su realización; un feminismo que considere el matrimonio, la maternidad y el derecho a educar a sus hijos como una faceta importante que las mujeres desean desarrollar sin que por ello su derecho a la cultura, a un trabajo digno y a un salario justo, se vea mermado.

lunes, 8 de noviembre de 2010

El Papa pide que se defienda la vida y la familia

"La iniciativa de este templo se debe a la Asociación de amigos de San José, quienes quisieron dedicarlo a la Sagrada Familia de Nazaret. Desde siempre, el hogar formado por Jesús, María y José ha sido considerado como escuela de amor, oración y trabajo. Los patrocinadores de este templo querían mostrar al mundo el amor, el trabajo y el servicio vividos ante Dios, tal como los vivió la Sagrada Familia de Nazaret. Las condiciones de la vida han cambiado mucho y con ellas se ha avanzado enormemente en ámbitos técnicos, sociales y culturales. No podemos contentarnos con estos progresos. Junto a ellos deben estar siempre los progresos morales, como la atención, protección y ayuda a la familia, ya que el amor generoso e indisoluble de un hombre y una mujer es el marco eficaz y el fundamento de la vida humana en su gestación, en su alumbramiento, en su crecimiento y en su término natural. Sólo donde existen el amor y la fidelidad, nace y perdura la verdadera libertad. Por eso, la Iglesia aboga por adecuadas medidas económicas y sociales para que la mujer encuentre en el hogar y en el trabajo su plena realización; para que el hombre y la mujer que contraen matrimonio y forman una familia sean decididamente apoyados por el Estado; para que se defienda la vida de los hijos como sagrada e inviolable desde el momento de su concepción; para que la natalidad sea dignificada, valorada y apoyada jurídica, social y legislativamente. Por eso, la Iglesia se opone a todas las formas de negación de la vida humana y apoya cuanto promueva el orden natural en el ámbito de la institución familiar".

CONSAGRACIÓN DE LA IGLESIA DE LA SAGRADA FAMILIA Y DEL ALTAR. Homilia del Papa Benedicto XVI. Barcelona, 7 de Noviembre de 2010


"This church began as an initiative of the Association of the Friends of Saint Joseph, who wanted to dedicate it to the Holy Family of Nazareth. The home formed by Jesus, Mary and Joseph has always been regarded as a school of love, prayer and work. The promoters of this church wanted to set before the world love, work and service lived in the presence of God, as the Holy Family lived them. Life has changed greatly and with it enormous progress has been made in the technical, social and cultural spheres. We cannot simply remain content with these advances. Alongside them, there also need to be moral advances, such as in care, protection and assistance to families, inasmuch as the generous and indissoluble love of a man and a woman is the effective context and foundation of human life in its gestation, birth, growth and natural end. Only where love and faithfulness are present can true freedom come to birth and endure. For this reason the Church advocates adequate economic and social means so that women may find in the home and at work their full development, that men and women who contract marriage and form a family receive decisive support from the state, that life of children may be defended as sacred and inviolable from the moment of their conception, that the reality of birth be given due respect and receive juridical, social and legislative support. For this reason the Church resists every form of denial of human life and gives its support to everything that would promote the natural order in the sphere of the institution of the family".

HOLY MASS WITH DEDICATION OF THE CHURCH OF THE SAGRADA FAMILIA AND OF THE ALTAR. November 7, 2010. Barcelona
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).