viernes, 7 de mayo de 2010

"Veo a mi hijo en sueños", la historia de Karin Struck


Recuerdo a una escritora alemana, Karin Struck. Durante muchos años, Karin fue una novelista famosa. En sus tiempos de universitaria, militó en el partido comunista; después, propagó el amor libre y la homosexualidad. Decidió vivir sola con sus cuatro hijos, sin marido ni novios.

Un día abortó a su quinto hijo. Aunque no practicaba ninguna religión y vivía ajena a los tradicionales códigos éticos, quedó profundamente asustada del acto que había cometido. Con su sensibilidad de artista, expresó su angustia en un libro titulado “Ich seh mein Kind im Traum” (“Veo a mi hijo en sueños”, 1992).

A raíz de la publicación de ese libro, su vida cambió radicalmente. Las grandes editoriales le cerraron las puertas, y también las revistas importantes, la radio y la televisión rechazaron sus colaboraciones habituales. Karin quedó completamente marginada, eliminada de la mirada del gran público. Y tomó conciencia, cada vez más profunda, del grado de enfermedad de nuestras sociedades.

Fue una mujer radical y valiente. Cuando se dio cuenta de que estaba financiando –indirectamente– miles de abortos, por el mero hecho de pagar la seguridad social, se dio de baja en ella, junto con sus cuatro hijos. Pero pocas semanas más tarde, tuvo un accidente gravísimo con su hijo pequeño en el coche: tanto ella como el niño quedaron en coma, precisaban de varias intervenciones quirúrgicas y de largos períodos en el hospital. Desde el punto de vista de su situación económica, esto significaba que Karin había caído en la indigencia.

Sin embargo, no estaba sola. Los grupos pro vida –de Alemania, Suiza y Austria– y muchas personas singulares que la habían conocido a través de su libro contra el aborto formaron una red de ayuda para Karin. Le socorrieron tanto material, como espiritualmente; le dieron fuerza para replantear su vida desde los cimientos, y ánimo para salir adelante. En una de sus últimas cartas, Karin me contó: “Ahora limpio las casas de otras familias y, en algún momento, espero terminar mis estudios. Ya no soy famosa, ni quiero serlo. Por fin, estoy en paz”.

La autora del texto es Jutta Burggraf, Profesora de Teología Dogmática y de Ecumenismo de la Universidad de Navarra. Se trata de un extracto de la conferencia que pronunció en el Congreso Internacional Provida, celebrado en Zaragoza. Leer el texto completo aquí.

9 comentarios:

Juanjo dijo...

Este testimonio es muy diferente al anterior. Esta mujer ha pagado su pecado en vida y si se arrepiente, no irá al infierno. Al menos sus actos así lo demuestran. No sé lo que le pasará por dentro, aunque nada bueno.

El triunfo del diablo con el tema del aborto es muy simple. Ha conseguido que un asesinato alevoso y cruel sea considerado en la sociedad moderna como un problema de salud del mismo tipo que extirpar una verruga. Y con la misma consideración moral. Yo veo y oigo lo que la gente dice en torno a esto y es que flipo. No se dan cuenta para nada de que están hablando de asesinar.

La parejita del post anterior estaban arrepentidos como yo de haberme desyunado una de oreja con dos cervezas. Pero se les pedirá cuenta. Y todo porque no les llega para el alquiler. Y si no llega para irse de vacaciones? que hacen estos? te apuñalan en un callejón para robarte?

Nicolás dijo...

El testimonio es el mejor argumento.
Con tu permiso voy a reproducir esta entrada en mi blog.
Saludos

Angelo dijo...

Veo que la mayoría de las mjueres que abortan, sufren grandes secuelas y es una afirmación que manifiestan los expertos en el tema. Pero¿¿¿existen de verdad madres que abortan y se quedan igual??? Me cuesta mucho mucho creer que piensen que se desprender de cualquier cosa como si nada.

derechofamilia-páginas libres dijo...

Es la primera vez que visito éste hermoso blog.,espero estar seguido por aquí.
El testimonio es impresionante, cuanto dolor en el alma de Karin, pero está comprobado que la conciencia de una mujer que aborta, no tiene paz núnca más, tiene que ser tratada por un psicólogo y creo que ni eso la aliviará. Es terrible, soy defensora de la vida y ayudo en campañas en contra del aborto, lo considero el asesinato más cruelmenbte cometido con un ser que no puede defenderse y que no pidió venir al mundo, y lo más terrible !!!asesinado por su madre!!!.
Yo tengo un post. criticando la ley del aborto en España, les invito a leerlo, yo soy hija de españoles y tengo por lo tanto dicha nacionalidad, quiero muchímo España, pero la España de ahora no es la de mis padres.
Felicitaciones y que Dios te bendiga por defender la vida.

Cariños desde San Isidro.- Perú

María del Carmen

eligelavida dijo...

Muchas gracias, María del Carmen. ¡Bienvienida a este blog!

Desde luego, la España de ahora no se parece... a nada!

Paso a visitar tu blog. Un saludo!

Oceanida dijo...

Vivir con algo asi no es facil. Yo no quiero imaginarlo.

Ella ha sido testigo de algo que afortunadamente cada vez esta siendo mas cuestionado.

Afrontar con dignidad todo lo que le ha pasado no caera en saco roto.

Un abrazo.

Luis y Mª Jesús dijo...

Enfrentarse a la vida después de un aborto tiene que ser tremendo, la salida de tantas madres es vivir una vida artificial sin reposo, sin pensar...

Hoy estoy contentísima, Isa presentó esta mañana el proyecto fin de carrera en la Universidad (Carlos III). Venía de trabajar y se ponía con el proyecto con la niña en brazos o jugando alrededor. Pensé que iba a tardar mucho más o que se limitaría a un proyecto para pasar y punto, pero me ha llamado y me ha digo: Mamá un 10 y Matrícula de Honor. Me alegro tanto por su carrera como porque es un balón de oxígeno para su autoestima. No sé si aguantaré publicarlo en el blog.
La niña ha supuesto para Isa un crecimiento tremendo. Hace dos años no tenía aprobada ninguna asignatura de 5º y ahoar ya es un Ingeniera Industrial Superior
Un abrazo

eligelavida dijo...

¡Muchísimas felicidades Mª Jesús, para tí, para Luis y, por supuesto, para Isa!

Juanjo dijo...

Yo tengo muy claro que personas así son los héroes de nuestro mundo,y tenemos mucho que aprender de esa radicalidad llevada a las últimas consecuencias.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...
Mi foto
Spain
Todo hombre abierto sinceramente a la verdad y al bien, aun entre dificultades e incertidumbres, con la luz de la razón y no sin el influjo secreto de la gracia, puede llegar a descubrir en la ley natural escrita en su corazón el valor sagrado de la vida humana desde su inicio hasta su término (Evangelium Vitae). ---------------------------------------------------------Every person sincerely open to truth and goodness can, by the light of reason and the hidden action of grace, come to recognize in the natural law written in the heart the sacred value of human life from its very beginning until its end (Evangelium Vitae).